19/4/10

Beas de Segura


Municipio de la provincia de Jaén, en la Comunidad Autónoma de Andalucía. Está situado en la comarca de la Sierra de Segura, a unos 120 kilómetros en dirección noreste de la capital de su provincia.

Puente Mocho, sobre el río Guadalimar ... Fuente: “Cosas de Beas


El Toro de San Marcos fue el rito taurino más famoso y extendido de todos los que se celebraban en la Península Ibérica; ya que, hasta hace unos pocos siglos, eran muy numerosos los pueblos de España, además de algunos de Portugal, que honraban a San Marcos con actos y simbologías de carácter taurino.

En la actualidad, en cambio, si a cada uno de nosotros se nos pidiera una relación de sitios que celebren actos o festejos taurinos con motivo de la festividad de San Marcos, la inmensa mayoría sólo seríamos capaces de citar unas pocas localidades. Ahora bien, es prácticamente seguro que en todas las listas se repetiría un mismo nombre: Beas de Segura.


HISTORIA

En el entorno de Beas de Segura está acreditada la existencia de grupos humanos que se remontan al Paleolítico Inferior y Medio por el hallazgo de materiales achelenses en el yacimiento de Puente Mocho, un extenso hábitat al aire libre junto a las terrazas del río Guadalimar. La ocupación humana debió ser muy intensa en la Edad del Bronce dado el tipo de asentamientos existentes, como el de Cornicabral, situado en la vega, o el del Cortijo de los Cuatro Vientos, en una zona alta. Y ya en tiempos de los íberos nos encontramos con poblados como El Castellón o El Morrón de Guadahornillos, que evocan a centros desde los que se ejercía un control del territorio.

Todo ello, en conjunto, indica que Beas, además de poseer una zona rica de huertas, siempre fue un punto territorial estratégico, pues está en las inmediaciones de una divisoria de aguas, las del Segura y las del Guadalquivir, y en las estribaciones de las zonas mineras de Sierra Morena, lo que conlleva a que se creen confluencias de vías de comunicación.

Esas circunstancias motivaron que los romanos atribuyeran gran importancia al territorio de Beas y que consolidaran su núcleo de población. Así, de esa época nos han llegado numerosos restos de villas, calzadas, puentes, molinos, etc. Y, por otro lado, también hay vestigios visigodos, como los de Bastagoya.

El periodo de dominación islámica en Beas duró cinco siglos, en el cual debió erigirse una fortaleza de la que apenas quedan restos actualmente, pero que debió tener, al menos, cuatro torres y un segundo recinto con un alcázar. A lo largo de ese período islámico, Beas tuvo épocas de gran esplendor, como ocurrió en tiempos de Abderramán III.

La localidad fue conquistada durante el reinado de Fernando III el Santo, en una fecha imprecisa hacia el primer tercio del siglo XIII. Una vez incorporada a la corona de Castilla, Beas fue donada por el rey al Obispo de Osma; y éste, en 1239, se la permutó a la Orden de Santiago a cambio de otros bienes. Fue por entonces cuando Beas se repobló con gentes del norte de Castilla, recibió fueros, privilegios y el título de villa, y comenzó una nueva fase de esplendor.

Así, en las Relaciones Topográficas de Felipe II consta que Beas tenía en 1575 unos 4.500 habitantes, una fuerte impronta agraria y, por otro lado, una importante industria de paños.

En ese mismo año, 1575, Santa Teresa de Jesús fundó en Beas el primer Convento de Carmelitas Descalzas de Andalucía. Tres años después llegó a la villa San Juan de la Cruz y poco después fue nombrado Prior del Convento del Calvario.

Tras toda esa fase de esplendor, los siglos XVII y XVIII fueron años de declive económico para la localidad, que vio como, en consecuencia, la población se iría reduciendo de forma progresiva.

En 1750 se ordenó por el Consejo de Órdenes Militares que fuera derribada la fortaleza de Beas.

El siglo XIX tuvo unos inicios desastrosos para la villa. Durante la Guerra de la Independencia, Beas fue saqueada e incendiada repetidamente por las tropas francesas, causándola un enorme deterioro en su patrimonio.

En 1833, al conformarse la división del territorio español en cuarenta y nueve provincias, la localidad de Beas, que hasta entonces pertenecía al Reino de Toledo, pasó a quedar incluida en la provincia de Jaén y a ser denominada tal y como hoy la conocemos: Beas de Segura.


MONUMENTOS

El Convento de Carmelitas Descalzas, declarado Bien de Interés Cultural, es el edificio histórico-artístico más importante de Beas de Segura.

Convento de Carmelitas Descalzas ... Fuente: “Cosas de Beas


El Convento fue fundado por Santa Teresa de Jesús en 1575, pero apenas queda nada de aquella edificación debido a episodios bélicos y a períodos de obligado abandono.

La iglesia cuenta con una estilizada portada barroca del siglo XVII, y su interior presenta una única nave cubierta con bóveda de medio cañón y brazos de crucero con media naranja.

En el año 2003 se terminó una última reforma que imprimió al conjunto su aspecto actual.

Para obtener una mayor información referente a este monumento, podéis pulsar el siguiente enlace. Y os ofrezco otro más para que podáis conocer otros bienes del patrimonio cultural de Beas de Segura.


EXCURSIONES

Naturaleza.- El GR 144: La Trashumancia en la Sierra de Segura.

Beas de Segura es una de las puertas de entrada al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, el mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa.

Nacimiento del río Segura


Una buena forma de conocer ese espacio natural es adentrarse en él andando; cruzarlo, incluso. Y esa es, precisamente, la posibilidad que nos ofrece el GR 144: una ruta de 52 km con la que se puede cruzar el parque; una importante vía pecuaria que permite evocar la legendaria tarea ganadera de la trashumancia; un itinerario por el que, además de admirar los paisajes, la flora y la fauna de las zonas alta, media y baja de las montañas segureñas, podremos acercarnos a dos auténticas maravillas de la naturaleza: el nacimiento del río Segura, una poza de aguas verdes y transparentes; y el Pino Galapán, árbol emblemático del parque por sus 39 metros de altura, 10.40 metros de perímetro en la base y sus 400 años antigüedad calculada.


Turismo.- Aldeas de Beas de Segura.

Conocer el municipio de Beas de Segura también implica visitar sus aldeas: Prados de Armijo, Cuevas de Ambrosio y Cañada Catena; así como acercarse a sus cortijadas, algunas de ellas abandonadas y donde parece que se hubiera detenido el tiempo.

En este enlace tenéis información al respecto.


SAN MARCOS

Cartel de las fiestas de San Marcos 2010


Sobre el posible origen de la celebración de la festividad de San Marcos en Beas de Segura, hay dos versiones transmitidas oralmente.

Una se remontaría al año 1575 y hace referencia a la supuesta intervención de Santa Teresa de Jesús para controlar, amansar y atar a un toro o buey que andaba suelto por Beas y que sembraba el pánico entre sus vecinos tras soltarse del yugo en que estaba uncido para realizar labores de arrastre en las obras del Convento de Monjas Carmelitas Descalzas de San José del Salvador. Y se dice que aquel extraordinario acontecimiento se empezó a festejar en los años sucesivos corriendo por las calles de Beas una o varias reses ensogadas por los cuernos y engalanadas de forma vistosa.

La segunda habla de una epidemia de glosopeda que diezmaba el ganado vacuno de la localidad y que misteriosamente cesó un 25 de abril, hecho que la población atribuyó al santo de la fecha: San Marcos. Y que por ello, en señal de agradecimiento, se estableció un voto colectivo en Beas consistente en entregar anualmente dos becerros a la Iglesia para que, después de acompañar a San Marcos en la procesión, fuesen vendidos y con el dinero se atendiese a los pobres de la localidad.

Si hablamos de fuentes escritas, consta en el capítulo 52 de las respuestas que dio la villa de Beas a las Relaciones Topográficas del rey Felipe II (1575) que:

"... Ansí mismo hay voto en esta villa, día de Señor San Marcos, que no se matan ningunas carnes ni se pesan, ni abren las carnecerías de esta villa. Lo cual se prometió en voto en años pasados, por grandes infortunios e plagas de la langosta. No se sabe el tiempo que ha que se prometió el voto, mas que de tiempo inmemorial a esta parte se tiene y guarda".

Este documento, que resulta valiosísimo por su antigüedad, incide en el voto a San Marcos como razón para la celebración de la festividad. Y a este respecto, la elección de San Marcos como santidad votiva protectora, no se debe olvidar que la repoblación de Beas en el siglo XIII se realizó con gentes del norte de Castilla, que es una región donde fue muy generalizada la devoción al santo.


Para conocer el programa de fiestas del presente 2010 y para visualizar fotos de buena parte de los toros adquiridos, podéis pinchar en el siguiente enlace de “Cosas de Beas”.
.
Lagun
.
.

NOTA: ruego a los propietarios de los derechos de autor de las fotografías publicadas que me permitan mantenerlas, pues con esta bitácora no tengo fines lucrativos.
.

6 comentarios:

SILVIA dijo...

Me ha impresionado el nacimiento del Segura ¡Es precioso!
Un placer viajar de tu mano.
besos mil!!!

LAGUN dijo...

Pues, ya sabes, Silvia. Si algún día te pasas por la Sierra de Segura, acuérdate de lo que aquí indicamos respecto de Beas y sus alrededores. Y, si es para el 24 ó 25 de abril, podrás disfrutar del centenar de toros que, aproximadamente, se corren todos los años en esta localidad jienense para honrar a San Marcos.
Y no he indicado nada en el texto porque la entrada está dedicada a Beas, pero al ladito, en Arroyo del Ojanco, tienes otra "jartá" de toros ensogados.
Besos también para ti.

Ivan Fuenla dijo...

Buenisima la entrada como siempre Sr, Lagun, la verdad es que nos enseña usted un monton de cosas que aunque ya sean varios los años que hemos estado en los distintos sitios, siempre nos las perdemos.

Pero la verdad es que hay que ir con la idea muy clara de dejar aunque sea un pequeño huequito en los actos taurinos o acortar el almuerzo (cosa complicada), espero verle por alli, un abrazo

sáhe dijo...

Gracias Lagun. Impresionante Beas de Segura tanto en la entrada que nos ofreces como en lo que hemos vivido. Qué fuerza tiene este pueblo manteniendo su tradición por encima de las circunstancias. Entre otros, el momento final de la misa de San Marcos en la plaza fue emocionante y San Marcos se la merecía con creces por la cantidad de quites que nos hizo. Que coincidamos en próximos años. Saludos.

Anónimo dijo...

Una maravillaa!!!
soy de Beas y me ha encantado como describes mi pueblo. Estoy deseoso de volver y animo a que la gente lo conozca.
Saludos, sigue así.

LAGUN dijo...

Para el comunicante ANÓNIMO:
Te doy la bienvenida y te agradezco tu comentario. Vuelve por aquí siempre que quieras, tanto a leer los textos como a dejar tus impresiones, pero te rogaría que al final de tu texto pusieras tu nombre o tu nick habitual para reconocerte y poder aceptarte nuevos comentarios.
Un abrazo.

Un abrazo que, aprovechando esta oportunidad, hago extensible a IVÁN y a SÁHE, que los había dejado en el olvido. Perdonadme compañeros.