13/10/10

Sobre el uso del CASCO en los encierros


Ya nos lo dijo un compañero en el almuerzo posterior a uno de los encierros de los pasados sanfermines: que varios corredores habían estado sopesando la posibilidad de usar casco protector, y que él, incluso, había empezado a mirar modelos.

Aquel día comentamos el tema; aunque, quizás, no tan ampliamente como merecía. Y es que, si bien tengo a dicho compañero como una persona seria y consecuente con lo que dice, no sé si los que estábamos junto a él en aquel almuerzo nos llegamos a creer del todo que, finalmente, llegaría a hacer lo que en ese momento nos estaba anunciando.

Mi sorpresa fue cuando me lo volví a encontrar en el encierro de Íscar con el casco ajustado a la cabeza. Y, claro está, lo que ya no me sorprendió fue verlo en SanSe con el susodicho protector. A él y, al menos, a otro compañero más.

Desde entonces, en varias ocasiones había tenido la tentación de dedicar a este tema una entrada; en la que yo, personalmente, tenía claro desde un principio que me manifestaría en desacuerdo con la decisión de correr encierros con un casco protector. Pero siempre desechaba la idea porque me imagino cuál es la razón que ha llevado a estos dos compañeros a tomar esa iniciativa y no sabía si debía abrir un debate al respecto.

Y es que hace dos años falleció uno de los miembros de nuestra cuadrilla como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico que sufrió al golpearse la cabeza en un encierro de Las Rozas; y este año, en Ciudad Rodrigo, otro compañero sufrió la misma lesión, a consecuencia de la cual permaneció muchos días con un cuadro de extrema gravedad que, en su caso, afortunadamente, logró superar.

Es fácil imaginar que estos sucesos nos provocaron reflexiones a muchos corredores, como seguro que fue el caso de estos compañeros que han tomado la decisión de empezar a usar casco. Las reflexiones, en cuanto que son personales, me merecen todos los respetos; pero esta decisión concreta me parece contraria a la esencia de nuestro rito taurino y, si es manipulada, podría dar lugar a alterar el concepto y naturaleza del encierro.


Mis dudas respecto a tratar este tema se disiparon al leer en el último número de La Talanquera la entrevista realizada a un buen amigo, un gran aficionado a los festejos taurinos populares y que es, además, familiar del corredor herido en Ciudad Rodrigo. En ella recomienda a todos los corredores que usemos casco en los encierros, y hace la siguiente reflexión:

“... si en muchos encierros OBLIGARAN a llevarlo, ..., todos esos que vienen de las fiestas no podrían entrar porque no lo llevarían, con lo cual la calle más limpia y segura...”

Independientemente de lo que cada uno pueda pensar respecto a la idea del uso del casco, en la hipótesis coercitiva que para todo el colectivo contempla esa reflexión es donde se muestra uno de los errores de la decisión unipersonal de emplearlo. Al leer esa entrevista, y esa reflexión, ya no tuve dudas de que era conveniente abrir el debate.


El encierro, históricamente hablando, siempre se ha definido como un festejo popular, en el que la participación de los corredores es libre y voluntaria.

Pues bien, cuando se hace mención a estas dos últimas notas características, la libertad y la voluntariedad, sólo suele ser para advertir que todo corredor debe asumir la responsabilidad que conlleva su decisión de participar en un encierro. Pero con ello sólo se hace referencia a las consecuencias de tomar esa decisión. Conceptualmente hablando, lo que significa definir la participación en un encierro como voluntaria y libre es que toda persona puede hacerlo siempre que así lo desee, que es una decisión personal y que el organizador no puede impedírselo a nadie (salvo en los que concurran circunstancias psíquicas o físicas que los incapaciten) ni imponer requisitos para permitirlo basados, entre otros detalles, en su vestimenta o en su equipación (salvo que puedan implicar un peligro añadido a su persona y al resto de los participantes).

Es por ello por lo que, a modo de ejemplo, el Ayuntamiento de Pamplona no ha dado el paso de exigir la vestimenta blanca y roja para correr en sus encierros, tal y como viene pidiendo un sector de corredores. Aunque el actual Consistorio también es partidario de esa opción, y de hecho promovió este año una campaña para recomendarlo, sabe que su imposición va contra la concepción histórica del encierro y que, además, carece de cobertura legal en su específico decreto foral para exigirlo.

Pero eso es lo que ocurre en Navarra. La competencia normativa en materia de festejos taurinos populares corresponde a cada comunidad autónoma y ya hay varios casos de reglamentos en los que, siguiendo la tendencia que se marcó en el de la Comunidad de Madrid, se ha sentado la base para que el encierro pueda dejar de ser voluntario y libre al establecer en su articulado la posibilidad de exigir la inscripción previa de los corredores. De ahí a fijar unos requisitos que deberán cumplir los participantes que se inscriban, como puede ser el color de la vestimenta o el uso del casco, sólo es necesario un bando municipal. En ese preciso instante se habría finiquitado con las notas características históricas de voluntario y libre.

Ese paso, afortunadamente, aún no se ha dado en España. Pero...

Gracias a que la retransmisión televisiva de los encierros de SanSe que realiza Antena 3 es manifiestamente mejorable, no ha trascendido a la opinión pública y a los medios de comunicación que este año hubo al menos dos corredores que usaron casco para correr en dichos encierros. Pero estoy seguro que, si estos compañeros lo utilizan en los próximos sanfermines, entonces sí que habrá imágenes televisivas de ellos en el programa especial que emita TVE1. Repetidas y con primeros planos. Del mismo modo, estoy seguro que esas imágenes provocarán la apertura de algún debate en dicho programa sobre la seguridad personal de los corredores. Y no me quiero imaginar la tendencia y la repercusión que alcanzarían esas imágenes en nuestras cadenas “amigas”: Tele 5 y Antena 3. Tampoco me quiero imaginar sus “debates”.

Si, al hilo de esas imágenes, “Telecirco” y “Dapena 3” se empeñaran en imponer el uso del casco por todos los corredores, no me cabe ninguna duda que muy pronto aparecería un ayuntamiento que, teniendo cobertura legal en su reglamento autonómico y con la excusa de aumentar la seguridad en sus encierros, estableciese la obligación de la inscripción previa y fijase como requisito el uso del casco para todos los corredores.

Todo un éxito: encierros donde sólo participan corredores preparados para ello, bien entrenados, expertos y todos con casco.


¿Qué será lo siguiente?

Tirando de ironía, o de ciencia ficción, yo propondría que los famosos pantalones de la marca deportiva A... “ACME” se fabricasen con una capa de kevlar para minimizar el riesgo de cornadas a los corredores de encierros. También sus camisetas. Y, ya puestos, en vez de esas antiestéticas chichoneras, que se implantara el casco integral.
.
.
Así, si todos los corredores de encierros nos presentáramos con un aspecto parecido a los “stormtroopers”, resolveríamos dos problemas de un plumazo: solventar por fin el asunto del anonimato en el encierro y minimizar todo tipo de lesiones. Lo seguiríamos apostando todo, pero sólo un poquito.


Lo más mágico, y dramático, de los rituales taurinos es que en cada uno de ellos se lleva a cabo una representación de la vida frente a la muerte, en la que el lidiador trata de superar ese reto con valor, con sabiduría... con arte, a ser posible; y los corredores de encierros, además, a cuerpo limpio.

En la actualidad, el Toro continúa manifestándose en el ritual del encierro como lo hacía antaño, como siempre lo ha hecho, y mi opinión es que los corredores también debemos presentarnos como siempre se hizo: sin artificios. Si no lo hacemos así, estaremos traicionando al Toro, pues él sí que nos lo da todo; estaremos desvirtuando el ritual, lo estaremos desnaturalizando. El rito habrá desaparecido para siempre y lo que estaremos interpretando será un papel en un mero espectáculo, en un show.
.
Lagun
.
.

Nota sobre los NOMBRES de nuestros compañeros. Como habréis podido comprobar, no he dado ningún nombre, y ruego que los que dejéis comentarios tampoco lo hagáis; ni tan siquiera los directamente implicados, a los que os pido que habléis en tercera persona, como si estuvieseis dando vuestra opinión al respecto.
.

25 comentarios:

chirrina dijo...

¡Que razon tiene!

Y añado:

¿Cual sera el siguiente paso del corredor?

¿Sera el casco virtual y asi no tendra que desplazarse, ni madrugar, ni...echarse el cigarrito del miedo?

Y tambien me pregunto: ¿porque se lleva en unos sitios y en otros no?¿es que no hay caidas? ¿es que no hay toros? ¿es que me da verguenza?

Un saludo.

Miguel dijo...

Ante todo un saludo a todos.

La verdad es que me da un poco de reparo comentar esta entrada. Y me explico, la muerte de ese compañero es una tragedia y quién sabe si el casco ese podría haberla evitado. Pero estoy de acuerdo contigo, LAGUN, en que la obligatoriedad del uso del casco seria un ataque contra la esencia del encierro. Se perdería uno de los que en mi opinión, es una de las bases del festejo, el enfrentamiento a cuerpo descubierto con el toro. Es un rito que se ha dado en muchas culturas. Poner a prueba el ingenio y las capacidades físicas contra la fuerza de los animales.

En cuanto a la posibilidad de imponer una “equipación” para correr el encierro de forma legal, me parece que, no solo iría una vez más contra las bases del encierro, sino que podría nuevas trabas para que surgiera afición entre los más jóvenes para correr encierros. Se impondría ahora el factor económico. Porque me imagino que en el caso de que se hiciera obligatorio, Dios no lo quiera, los cascos no costarían dos euros.

Por cierto un apunte sobre el traje a lo stormtroopers. Si el cinturón lo hacen rojo podría satisfacer a aquellos que piden el uniforme sanferminero. JEJEJEJEJE

Bueno lo dicho un saludo y hasta luego.

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Respetando mucho todas las opciones (y mucho más a las personas que las llevan a cabo).

Las reacciones personales que tuve ante el desgraciado acontecimiento de nuestro compañero corredor fueron muchas, entre las cuales estaba DEJAR DE CORRER.

Si no quería correr ese riesgo al que nos enfrentamos cada vez que piso la calle, lo tenía muy claro: lo mejor era que dejara de correr. En ningún momento se me ocurrió otra cosa.

Lo demás lo veo tirar piedras contra nuestro propio tejado.

Acolchemos las calles, corramos sobre tartán que no duele o enfundemos a los toros con gomaespuma... No, el encierro no es eso... y todos lo sabemos, y como lo sabemos, nos apasiona.

A mi me dan pavor los fuegos artificiales y los petardos, y lo que hago es no tirarlos, no intentar por mi seguridad, que sean cohetes que no hagan "pum".

Por último... nuestra aficion tambien forma parte de la tauromaquia... pensemos qué pasaría si sale un matador a la plaza con casco, o protector de cabeza o como queramos llamarlo... dejaríamos sin tarea a los antitaurinos

Y no es el hecho de llevar casco o no... es el melón que se abre... que puede resultar que al final nos amargue. Midamos las consecuencias

Juan Nuñez "Sentimientos"

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con usted en su mensaje en general (cargado de romanticismo en exceso) pero matizando algunas cuestiones:
1ª Partiendo de la base que la decision que debe haber tomado dicho corredor, esta sobradamente meditada. Y le puedo asegurar que no fue facil. Entiendo que el hecho en cuestion de que dos personas traten de tomar unas medidas de proteccion, ya sea por antiguas lesiones, por el miedo y la responsabilidad en aumento que se va tomando cuando pasan los años, por evitar el tiempo de recuperacion que una posible lesion pudiera acontecerle, o Dios sabe por que motivo, en ningun caso deberia ser motivo de abrir ningun debate o "melon" como comenta "sentimientos". Soy consciente tal y como usted dice que en sitios con una mayor cobertura informativa pueden llegar a ser "dianas de dicha informacion". Sin quererlo. Pero no mas que cualquier otro corredor que lleva protecciones en codos, piernas, dientes, muñecas, etc, o incluso que esos otros que utilizan geles precalientamiento, prendas para mantener los musculos calientes, infiltraciones ante lesiones, vendajes exclusivos que te permiten correr el encierro aun a riesgo de aumentar el nivel de lesion etc, etc, Cosas que estan a la orden del dia y que todos conocemos.
Por lo tanto me parece licito y absolutamente respetable el que dos compañeros decidan protegerse "eso" que mas temor les cause.
2ª Tampoco estoy de acuerdo con el comentario de que en la actualidad no hay prohibiciones a este respecto... Actualmente, la mayoria de las comunidades, presenta en su programa y por bando consitorial, una serie de normas por todos los corredores conocidas y asumidas, entre las que se encuentra la de correr con ropa comoda y zapato deportivo... En base a las cuales en muchisimos lugares expulsan del recorrido los cuerpos destinados a tal fin, a gentes que en "su opinion" no deberian estar alli. Entiendase correr con zapatos, chaquetas, trajes, o en algunos casos llevados al extremo hasta gorras. Por lo tanto el metodo lo tienen, las vias pueden buscarlas sin necesidad de exigir nada de vestimenta.

Tambien me gustaria dar mi opinion sobre los sentimientos y pensamientos que me rodearon despues de los dos accidentes cercanos que nos toco vivir. Yo tambien me pense seguir o no corriendo el encierro. Incluso algunos dias en la calle, cuando llegaba el momento de la verdad, no tenia ese "valor" necesario para empezar a correr. Cosa que fue superandose con el paso de los dias. En aquel entonces tambien me plantee correr con un protector, idea que desestime.

El porque en unos encierros lo lleva y en otros no?... Pues puede ser porque en algunos sitios el encierro no le merece la pena como para arriesgar mas de lo necesario o por simple olvido... Por verguenza... Yo creo que no a esas edades...

Lo que no puedo dejar pasar por alto es la creencia del sr. Lagun de que esto puede ser o un insulto o una falta de respeto al toro. En ningun caso creo que estos corredores hayan faltado el respeto al toro, y ahora hablo conociendo perfectamente a uno de ellos, que lleva una larga trayectoria en la calle defendiendo en cada lugar al que acude, que por encima de todo esta el respeto y amor por el toro. Y no creo que a estas alturas tenga que demostrar nada a nadie, al menos de los que habitualmente participan de su blog.
Un saludo. Papi

Garrapo dijo...

Bueno, bueno, bueno.

Partiendo de mi creencia, según la cual, el desarrollo que usted muestra de la idea que yo al menos entiendo, es decir: uso de la chichonera es igual a iniciar el acoso y derribo del encierro desde dentro por parte de los corredores, es errónea, yo dejaré mi opinión si no le parece mal, que ya se que no es mal recibida.

El hecho de que dos corredores conocidos por los que visitamos asiduamente esta bitácora comenzasen a utilizar ese artilugio más propio del rugby que del encierro, probablemente viniese motivado por el hecho de que uno de ellos recibió un volteretón junto a un bordillo en uno de los encierros, llamemosle, GRANDE. Probablemente, este corredor, padre de familia, al igual que el otro, se replantease su manera de participar activamente en el encierro y tratase de evitar una lesión fatal como la que sufrieron los compañeros en Las Rozas o Ciudad Rodrigo, puedo asegurar que al menos uno sabe perfectamente lo que es recibir una cornada, que conoce el lado amargo del encierro y que cuando lo ha conocido, su valor no ha mermado, por lo tanto, no creo que, al menos uno de ellos, trate solo de vivir el lado dulce de la experiencia, puesto que conoce la otra cara, que su decision con respecto a la chichonera ha sido muy meditada, estoy seguro, y que si él pensase que esta decisión va en perjuicio del encierro, antes de correr con chichonera abandonaría la calle.

Creo antes en la libertad del participante para elegir su indumentaria y protecciones, vayan sobre o bajo la ropa, que en la presión indirecta e innecesaria para que alguien abandone esa libertad en beneficio de un grupo que no se siente amenazado por el hecho de que entre 900 personas que haya en la calle, 2 usen chichonera.

Eso si, yo seguiré como hasta hoy corriendo sin ella, me parece más bello estéticamente ademas de restarle romanticismo.

Ah!!! Y cuando los individuos de siempre, desconocedores de la pasión que un adulto cuerdo muestra por EL TORO, se sienten a opinar sobre lo que hacemos los que a las 8 de la mañana estamos encogidos por el miedo, sin otro animo que el conseguir audiencias, con apagar la tele san se acabo.

Un saludo a todos.

LAGUN dijo...

Para PAPY:

No sé si mis ideas son en exceso románticas, lo que sí tengo claro es que no me gusta la evolución que está siguiendo el encierro. Y, por ello, procuro no dar ciertos pasos por el camino que va abriendo.

Respecto a las medidas policiales que comentas sobre las restricciones en el vestuario de algunas personas dentro de la manga del encierro, creo que te dejas llevar por las practicadas únicamente en una concreta localidad sobradamente conocida. Al fin y al cabo, esa localidad lleva años siendo pionera en adoptar medidas basadas en la mercadotecnia y en el “buenismo” televisivo. Y el día que les dio por lo de las gorras, ya comentamos que fue un exceso sin sentido ni lógica, pues lo justificaban diciendo que era un objeto que podría dificultar la carrera (¡…?), según el art. 35.3 de su correspondiente reglamento. Lo que, en contra de lo que dices, me da la razón, pues un concejal excesivamente reglamentista es capaz de fijar cualquier medida en materia de equipación que un mal sueño le dicte. Y lo del casco, por aquello de la seguridad, ya se imagina usted que le puede gustar mucho al ayuntamiento de esa localidad, que suele presumir de que su encierro es el más seguro.

Y, por último, ya no he dicho que correr con casco sea “un insulto o una falta de respeto al toro”, pues conozco a los dos compañeros en cuestión y sé que serían incapaces de ello. Lo que yo he dicho es que es traicionar la total entrega del toro.

Un saludo también para ti, Papy. Y haz que llegue un abrazo de mi parte a los dos compañeros citados, pues ellos saben que los aprecio.

LAGUN dijo...

Para GARRAPO:
Quiero decirle en primer lugar que anoche no me había entrado su comentario cuando dejé el mío (estaría el suyo en el horno), y de ahí que no me dirigiera a usted.
Contrariamente a lo que ha entendido, mi idea no es que el “uso de la chichonera es igual a iniciar el acoso y derribo del encierro desde dentro por parte de los corredores”. Lo que yo dije es que esa “decisión concreta me parece contraria a la esencia de nuestro rito taurino y, SI ES MANIPULADA (por medios de comunicación poco afines), podría dar lugar a alterar el concepto y naturaleza del encierro”.

No tengo ninguna duda sobre que la decisión del uso del casco por estos dos compañeros ha debido ser muy meditada. Y comparto su idea de que no la habrían tomado si ellos entendieran que perjudica al encierro. Pero justamente ese es el debate que se plantea: si puede ser perjudicial o no para el encierro.
Usted entiende que no, mientras que yo pienso que pudiera serlo si se dan una serie de condicionantes. Y no hay mayor problema. Lo que sería bonito es que hubiera muchos compañeros que entraran a dar su opinión al respecto.
Por último, si todos mantuviéramos esa actitud suya de “apagar la tele y punto” ante un debate que pudiera estar manipulado, tergiversado o simplemente que fuera realizado por indocumentados, no habría salido a la luz, por ejemplo, la investigación de la entrada de Antena 3 de hace dos semanas. No se ha logrado nada a efectos prácticos, pero sí que tuvo difusión; y en todos los foros y espacios de la red es prácticamente unánime el rechazo hacia aquel debate.
Un abrazo.

Jam^2 dijo...

¡ROMANTICISMO!
Es uno de los componentes esenciales de una base solida para que se sustente y respete el encierro. Repito… respete el encierro. Lo que sobra es el protagonismo del corredor que le hace al encierro populista y no popular.

ROBERTO dijo...

Yo pienso en primer lugar despues de haber leido los comentarios anteriores que todos los que han comentado saben muy bien lo que es estar frente a un toro, independientemente de si llevan chichonera o no, y les admiro por ello;pero y hablo en primera persona tambien digo que en un percance delante de un toro no se hasta que punto seria eficaz el uso de tal chichonera,pienso que es mas la suerte de cada uno porque muchas veces el mas mínimo roce produce mas trastornos que una cornada.Un saludo.

sáhe dijo...

Creo que uno de los mayores problemas del encierro es que no se valoran lo suficiente las consecuencias que tiene un accidente hasta que no ocurre muy cerca. Sólo siendo consciente de esto, se disfruta en plenitud.

Por otro lado, la participación en el encierro es libre, pero lo malo sería interpretar que un corredor siempre tiene que ir con cierta indumentaria y adornos y que "las modas" se interpongan a lo lógico que, en este caso, creo que es la ropa con la que te sientas más cómodo (y motivado) y lo que impongan las circunstancias.

Algo de alivio es que todos sabemos que una gran carrera no depende de llevar pantalones de una determinada marca. Por esto espero que, al igual que el corredor que conozco es consecuente llevando el casco, el resto de corredores también lo sean, cada uno con sus circunstancias y no se imponga como no se han impuesto otras novedades. Creo que este es el propósito de la entrada.

Saludos.

SILVIA dijo...

Las tradiciones son las tradiciones. Si empezamos a añadir "moderneces"... la cagamos.
Besazos!!!!

Anónimo dijo...

Para Papi:

Por un lado puedo entender los motivos por los que decidieron estas personas el uso de protecciones, principalmente porque soy partidiario de que cada uno puede, y debe hacer, lo que sea para su seguridad.

Pero por otro lado, he conocido que estas personas son padres y que ademas autorizan a sus hijos a correr en los encierros infantiles. Como los niños hacen lo que ven de sus padres y aqui viene la pregunta, ¿que cree que harian si les dijeran que quieren correr el encierro infantil con casco?

Germiniana

Antonio dijo...

Ya se sabe que el miedo es libre y que cada uno coge todo el que quiere, pero correr los encierros con casco me parece que es pasarse tres pueblos. Lo que me dije cuando vi a uno en Sanse fue: y este de que va?

Anónimo dijo...

Respeto la decisión de los corredores que usan el casco protector pero no la comparto. En mi opinión así desvirtuamos la fiesta. Considero que lo más importante es que mantengamos la esencia de la misma, aunque con los tiempos que corren esto cada vez es más difícil. Un abrazo amigo Lagun. Javinchi.

LAGUN dijo...

Para "PASCUA TAURINA":
Respecto a su mensaje recibido hoy, preguntando por un comentario que habría enviado hace unos días y que no ha sido publicado, tengo que decirle que, si ha sido en esta entrada sobre el uso del casco, no me ha llegado con toda seguridad.
Le ruego que vuelva a enviarlo.
Un abrazo.

Pascua taurina dijo...

En primer lugar, como es mi primer mensaje, quería dar la enhorabuena al bloguero por este espacio que dedica a los festejos taurinos, el cual sigo desde hace un tiempo.
Soy gran aficionado, no me denomino corredor, aunque en algunas ocasiones (cada vez más) sí que he corrido un encierro.
Quería decir que apoyo totalmente la decisión de estos corredores de protegerse de la manera que consideren oportuno. Lo primordial es la seguridad del participante y si esa elección es libre bienvenida sea.
No entiendo la postura del bloguero cuando habla de traición al toro y "los corredores también debemos presentarnos como siempre se hizo: sin artificios".
¿A que llamamos artificios?
¿Un periódico en la mano es un artificio?
¿Una chaqueta en la mano es artificio?
Cuando hablas de "traicionar la total entrega del toro"
¿No crees que no hay mayor traición al toro que sistemáticamente en toda España, en la Comunitat Valenciana casi no, se afeitan las astas hasta la saciedad y no se dice nada?
¿No crees que es más traición, para la fiesta, hablar de las medidas de seguridad que dos corredores han tomado que denigrar las defensas de los toros?
Lagun no te lo tomes como un ataque, que no lo es, sino una opinión personal.
Darte de nuevo la enhorabuena por el blog.
Pascua taurina.

LAGUN dijo...

Además de dar la bienvenida a “PASCUA TAURINA”, agradecerle sus felicitaciones y de decirle que respeto que quiera apoyar la decisión tomada por algunos compañeros de correr con casco, aunque no comparta su idea; a continuación paso a dar mi opinión personal sobre las preguntas que me dirige en su comentario.

Al margen de la ropa y del calzado, cuando hablaba de “artificio” me refería a cualquier objeto que porte el corredor en un encierro, ya sea para su defensa personal, ya sea para distraer o cambiar la embestida del toro, y que anule la expresión “a cuerpo limpio”.

Por tanto, siguiendo el hilo de sus preguntas, entiendo que un periódico entraría dentro de esa definición. Ahora bien, debidamente enrollado o utilizado solamente para citar al toro, tiene poca funcionalidad, al margen de alargar el brazo unos centímetros. A partir de ahí, la casuística se puede ir abriendo y llegaríamos a ver ejemplos donde un periódico ya sí que puede servir de elemento para cambiar la embestida del toro y que, por tanto, irían en contra de la expresión “a cuerpo limpio”. ¿Un cartón? Lo mismo. Claro que: clases de encierros y momentos los hay de todas clases, y hay situaciones donde ese tipo de objetos se convierten en casi necesarios.

Con lo que yo, personalmente, estoy totalmente en contra es con el uso de chaquetas o, por ejemplo, paraguas para quebrar a los toros. Y muy especialmente si es en suelo asfaltado o adoquinado.

Y, por supuesto, lo que me parece deleznable es el afeitado de las astas (aunque a veces viene impuesto por los reglamentos) o, incluso, la previa utilización de fundas en las ganaderías.

Por lo demás, no creo que yo haya cometido una traición a la fiesta por el hecho de abrir este tema a debate (simplemente) y dar mi opinión al respecto. Que, repito, no ha venido motivado tanto por el hecho en sí de que estos corredores hayan tomado la decisión en cuestión, pues en ese caso la habría publicado antes, sino por la reflexión que aparece en la entrevista del último número de La Talanquera que menciono en el texto.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Veo en tu respuesta un pequeño acercamiento hacia la utilización de elementos o artilugios dentro de un encierro.
Dices que "clases de encierros y momentos los hay de todas clases, y hay situaciones donde ese tipo de objetos se convierten en casi necesarios"
Y yo te pregunto: ¿no hay encierros (ya sé que no todos) que por recorrido o afluencia de personas se produzcan mas caídas y un protector se convierta en casi necesario?
Pascua taurina.

LAGUN dijo...

Lo que decía en mi anterior comentario respecto al periódico no significa ningún acercamiento al uso por el corredor de objetos como el periódico. Primero: porque se trata de una costumbre muy particular en la localidad donde es más popular su uso; al margen de que la mayoría de los que allí portan periódicos son corredores del primer tramo, que es donde menos utilidad tiene ese objeto por la velocidad de la manada. Y segundo: porque, cuando decía que hay situaciones y clases de encierros donde objetos como un periódico se convierten en casi necesarios, me estaba refiriendo a momentos en los que, por ejemplo, hay que hacer un quite a un compañero y, por otro lado, a situaciones en las que hay que sacar al toro de sitios donde el acercamiento a él resulta prácticamente imposible o a encierros que se desarrollan por el campo, o similares, donde es frecuente tener que hacer salir al toro de chaparras, cauces de arroyos...
Respecto a su pregunta por el uso del casco dependiendo del tipo de recorridos o de la cantidad de participación, si vuelve a leer el texto verá que en él hago referencia a localidades cuyos encierros gozan de una gran participación, por lo que creo que su pregunta estaba ya contestada desde un principio.
Si un texto dentro de un formato de blog debe ser lo menos extenso posible y, por tanto, hay que hablar en términos generales, renunciando a detallar exhaustivas casuísticas particulares, más aún hay que hacerlo en un simple comentario.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

La verdad es que es una decisión difícil de tomar y hablo sobre si tuviera que tomarla directamente.
Primero, creo que no lo haría digo creo, porque también me pongo en el lugar de quienes han decidido utilizarlo y, bueno, quizás los hechos acontecidos en los últimos años a su alrededor les haya hecho replantearse la seguridad sobre su persona. Y como es sobre su persona, es una indumentaria que no molesta a nadie, sinceramente creo que la decisión es muy personal. Lo de obligar a hacerlo, me parece una barbaridad, sin duda.
Segundo, leyendo tanto la entrada como los comentarios siguientes, sobre el tema de las diversas vestimentas, miro hacia atrás y todavía recuerdo a los corredores con sus vestimentas. Sobre todo los vaqueros. Recuerdo que antes, y digo antes porque era sobre todo cuando yo empezaba a moverme, la mayoría de los corredores, al menos en los que yo me fijaba, o los que mas recuerdo, utilizaban esta prenda. Yo los utilizaba, claro que si, muy al principio. Llegaron las modas y comenzaron los chandals. Seguimos adelante y el pantalón de marca A…(ACME). Pero si veis, hablo de modas, ni de seguridad, ni de comodidad, porque como el casco esto es algo muy personal. Por supuesto, que cada uno en sus encierros, se pone lo que cree o quiere. Algunos visten siempre igual, otros dependiendo del grado de seriedad, o serán manías, siempre tan personal. Yo lo hago o lo hacia, mejor dicho. El dichoso anonimato del encierro, bien, este tema seguramente no venga a cuento en esta entrada, pero a ver si alguno puede ayudarme. ¿Sabe alguien el porque de, al finalizar un encierro, algunos corredores se quitan rápidamente la camiseta que utilizan en el mismo? Es algo que nunca he entendido, la verdad. ¿Es por el dichoso anonimato, por la popularidad, por que? La gorra, ay la gorra, cuantas veces la habré utilizado, en todos los encierros a los que he asistido y digo todos, sin haber tenido problema alguno en ninguno de ellos. Si alguien me hubiera dicho en algún momento que podría perjudicar, ya fuera a mi o a otro compañero, no se cual hubiera sido mi contestación. A veces me ha servido de tanto a mi y a mis compañeros…
Y tercero, creo que me he ido un poco del hilo. Para finalizar, creo que el debate esta abierto. Creo que la decisión de utilizar casco es tan personal como el de utilizar gorra. Creo que las ideas de joder la tradición popular, ya sea por hacer inscribirse a los corredores, como por hacerles vestirse de un mismo modo harían tanto daño al encierro que a veces creo que vamos al revés. Del Toro, sus afeitados, etc., mejor no hablo porque entonces si que dejaría todo esto de lado.
Y llegaremos a ver, no se cuando, a los matadores bien protegidos en el ruedo, mas de lo que lo están ya, bien sea porque las fundas (actual afeitado en cubierto), bien por que el afeitado sea obligatorio o, incluso llegando al extremo, bien porque los propios matadores se vistan de “guantes de carnicero”. Todo esto, por supuesto, que contagiaría al encierro y sus participantes. Futuro lejano, espero.
Quede clara mi postura de que la decisión del tema es personal, pero quede claro también, que mi romanticismo llega tan lejos como el del autor de esta bitácora.

SUERTE!!
Alberto (Arganda)

LAGUN dijo...

Para “Alberto (Arganda)”:

No es necesario que te diga que me ha encantado tu comentario. Te lo imaginas. Lo sabes. Ese respeto que has mostrado hacia los compañeros, pero dejando clara tu idea, tu postura. ¡¡¡Y esos recuerdos!!!

Nunca podré olvidar la época en que, unos cuantos, corríamos con blusón negro y los pantalones más viejos que teníamos en el armario, ya fuesen vaqueros, de pana o del tejido que fuese. ¿Te acuerdas? Y, ¿sabes por qué no podré olvidarla? Porque un anciano de mi pueblo me dijo un día que, vestido así, le recordaba a los tratantes de ganado de la época de mi abuelo. ¡Dios! ¡Los pelos como escarpias! El mundo y la gente del Toro a escena. En cualquiera de sus facetas.

Al margen de lo anterior, y volviendo al texto de la entrada, me gustaría hacerte una pregunta:

¿Tú crees que sería noticia en los próximos sanfermines y provocaría debates en la/s cadena/s de televisión que los retransmitiesen si algún compañero decidiese correr con casco? ¿Tú crees que ese debate sería beneficioso o perjudicial para el encierro, una vez abierto ya al público en general y no en petit comité como es este blog?

Me gustaría saber tu opinión, Alberto. La tuya y la de todos los que queráis contestar a esas preguntas.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Bueno, por alusiones, quiero contestar.
En primer lugar, me alegra que te haya encantado, como me alegraría que también le gustara al resto de amigos que por aquí pasan. Sobre todo, como bien dices, porque por suerte he conseguido plasmar, así al menos a ti te ha llegado, el respeto que tengo por los compañeros, todos, y mas en una decisión de esta índole, tan personal como dije, pero también, respeto a las tradiciones que he conocido y vivido siempre. Y es que, a veces, es tan difícil plasmar lo que uno quiere decir y como lo quiere decir en un escrito, máxime en debates amigos, foros, etc., que oye a uno le alegra leer que se ha expresado medianamente bien.

Los recuerdos, esos blusones, esos pantalones a los que te refieres, etc. Son recuerdos que, creo, a cualquiera que tenga un mínimo de gusto, ya no digo nuestra “enfermedad”, por esto le sucederá lo mismo. Y no solo por la vestimenta en si, sino por los recuerdos que nos trae en general. Como eran esos encierros, como éramos nosotros mismos y, por desgracia, como son y somos hoy día. Sin duda, me ha encantado recordarlo de nuevo, las imágenes que se me vienen a la mente son, sencillamente, especiales. Como dijo aquel anciano, sus recuerdos al verte debieron ser especiales también.

Al lío. A la primera pregunta, sin dudarlo un segundo mi respuesta es, rotundamente, SI. No solo en Sanfermines, sino seguramente también en Sanse, Cuellar o algún que otro pueblo al que asistiera una cámara que lo captara. Pero como bien dices, en sanfermines que hay muchas, seria mas fácil que, sino el primer día, el segundo captaran a alguno de estos compañeros con casco. Noticia a la mañana siguiente y les estarían buscando a pie de calle desde las 7 de la mañana, sin duda. Ni que decir tiene, que les encontrarían, tarde o temprano.

A la segunda pregunta, debates, pues claro que si. Una vez difundida la noticia, sorpresa general en todas las cadenas. Empezarían con especulaciones, por malos o falsos caminos, llegarían los debates gracias a gentuza como el tipo este de A3, tanto el presentador como los “actores” y claro, algún taurino, incluso alguno de los compañeros que lo utilizaran, tendrían que ir a explicar realmente porque y para que, aunque yo no lo haría. Pero claro, personalmente creo que este debate, llevado a según que terreno puede ser perjudicial y mucho. Mas que nada por lo que digo, según el terreno al que se lleve, que sin duda será del que mas carnaza saquen. Por desgracia, es lo que vende. Después, por supuesto que esto podría hacer que se dieran otro tipo de debates, de los que ya habéis hablado antes. Tema control e inscripción de corredores, tema vestimentas, etc. Y ahora, escribiendo esto ultimo, me estoy dando cuenta de que llego, bajo una misma rueda, a la misma conclusión: todo lo que se salga de lo popular, lo tradicional –entiéndaseme, como ya he dicho, salvo decisiones personales que no perjudiquen a uno mismo o a otro compañero- harían tanto daño al encierro, joderian tanto la tradición popular, mas de lo que ya esta, que como a Lagun, se me ponen los bellos de punta.

SUERTE!!
Alberto (Arganda)

Anónimo dijo...

Yo creo que se le esta dando demasiada importancia a un hecho aislado de dos corredores, que deciden en un momento dado protegerse. No va a llegar a mas, espero y deseo como todos vosotros.
No le demos mas vueltas es una tonteria, los que lo llevan puesto van a seguir haciendolo y en ningun caso va a crearse ningun debate sobre el tema. Ya lo vereis...
Papi.

Marina dijo...

Un pelín tarde pero a tiempo.

Ya sabes mi aversión a imponer o a reglar eventos y tradiciones en las que no hace ninguna falta. El afan de control es peligrosísimo venga de donde a a donde venga.
No aprendemos. El ser humano es el más torpe del universo, no aprende de los errores del pasado.

Si os imponene inscripción, vestimenta y demás artimañas ¡NO CORRAIS!

Lo del casco VOLUNTARIO me parece bien, cada uno que elija, pero ¡¡que elija!.

Un besazo

LAGUN dijo...

Vuelvo a insertar un comentario en esta entrada para dejar reflado que en la web "sanfermin.com" se han hecho eco de este tema.

http://www.sanfermin.com/index.php/es/actualidad/noticias/corredores-con-casco-en-los-encierros-de-sanfermin-2011

Creo que en los próximos sanfermines van a estar al loro.