11/1/10

El encierro en el Madrid de los Austrias. Recorrido clásico por la calle Mayor.

..... Plaza Mayor de Madrid ............................. Fuente:“re-moto.com .....


Que Madrid, la capital, tuviese encierros con toros de lidia es un deseo de la inmensa mayoría de los corredores madrileños y de gran parte del colectivo de los corredores de encierros.

Son innumerables las veces que, comentándolo en almuerzos, habrá salido a relucir el tema de que se pudiesen correr encierros en Madrid con los toros de la Feria de San Isidro, en un recorrido que transcurriese por la calle de Alcalá y terminase en la Plaza de Las Ventas.

Claro que, más que un deseo, sería más correcto decir que eso es un sueño. O, incluso, una quimera. Ningún político que llegue a ser Alcalde de Madrid se arriesgará a organizar un encierro en la ciudad. Además, los profesionales del toreo también se opondrían a que los toros anunciados para los festejos isidriles vespertinos se corriesen por las calles al amanecer. La primera excusa que unos y otros emplearían sería la falta de tradición de los encierros en la capital del reino.

Pero hay que decir que Madrid siempre tuvo sus encierros. Como en todas las poblaciones, antes de la invención del ferrocarril el encierro fue un acto previo necesario para poder celebrar un festejo taurino en el recinto dispuesto para la ocasión.

A ese respecto, el del recinto, Madrid ha dispuesto de varios cosos taurinos a lo largo de su historia. El que evoca más solera y tradición entre todos ellos es, sin duda, la Plaza Mayor.

Francisco López izquierdo, en su libro “Plazas de toros de Madrid y otros lugares donde se corrieron” (Ed. Avapiés – 1992, 2ª ed.), nos descubre que fue el 3 de julio de 1619 cuando se celebró la corrida de inauguración de la Plaza Mayor. No obstante, previamente a su construcción, cuando se llamaba Plaza del Arrabal, ya se celebraban en ese mismo lugar corridas de toros. Al menos desde el año 1540. Y allí se estuvieron celebrando hasta que en 1737 se construyó junto al río Manzanares la Plaza de Toros de Casa Puerta y, después, en 1749 la Plaza de Toros de la Puerta de Alcalá. Aún así, la Plaza Mayor de Madrid siguió acogiendo esporádicos festejos taurinos, normalmente relacionados con celebraciones solemnes de la Casa Real, siendo la última vez que se corrieron toros en ese emblemático lugar el día 18 de Octubre de 1846.

Es decir: que la Plaza Mayor ha sido escenario de festejos taurinos en Madrid y del momento culminante de sus encierros desde 1540, cuando menos, hasta 1846. ¡Trescientos seis años! ¡Ahí es nada!


Fueron, desde luego, muchos años de encierro, y esa tradición también implicaba la del itinerario por donde se solía realizar habitualmente. Un itinerario que se convirtió en el recorrido clásico del encierro de Madrid.

Óleo sobre lienzo de autor desconocido ... Museo Taurino de la Plaza de las Ventas

Francisco López izquierdo nos describe ese recorrido en las páginas 36 y 37 del libro antes citado:
En fecha inmediata a cada corrida, solían pastar los toros en la Casa de Campo, junto a la Torrecilla. Abrevaban en el arroyo Meaques y también en el Manzanares, y cuando se iban a efectuar los encierros los agrupaban en la Tela -actuales jardines entre el Campo del Moro y la calle Segovia-, conduciéndolos desde aquí por el barranco de la Cuesta de la Vega, que solía ser reparado echando espuertas de tierra para allanar los regatones que ocasionaban las lluvias. En la Puerta de la Vega se hacía un descansadero o toril para, desde allí, hacer el encierro por la calle Mayor, pasando por la Puerta de Guadalajara hasta la Plaza (Mayor) por la Calle Nueva, actual de Ciudad Rodrigo”.



A la vista de la información que aporta López Izquierdo, y de otras fuentes que también facilitan datos al respecto, se puede decir que el encierro de Madrid se realizaba en tres fases:

1) En un primer momento, se hacía la conducción de los toros por el campo hasta el llano de la Tela, donde se les iba reagrupando.

Esta fase no estaba exenta de dificultades, pues en la inmensa mayoría de los casos era necesario cruzar el río Manzanares y, como veremos en otros capítulos de esta serie que ahora comenzamos, sin que tuviera que ser necesariamente por el Puente de Segovia, sino por el sitio más favorable del itinerario.

A esta dificultad propia del terreno se unía el hecho de que hasta el campo salían a recibir el encierro gentes a caballo y a pie, lo que dificultaba la labor de los vaqueros y los pastores por la impericia de algunos de esos acompañantes, por el deseo de otros de provocar espantes para que ese acto festivo se prolongara y por la maldad de unos pocos, que de éstos también había.

Además, los madrileños, sabedores de que La Tela era el punto de reunión del encierro, solían acudir a ese paraje y sus inmediaciones: unos para ver los toros, otros para practicar distintas suertes y, como ocurría por el campo, algunos con la intención de dificultar ese reagrupamiento de las reses, ya fuese por divertimiento o por maldad.

2) Una vez agrupados los toros en La Tela, pastores y vaqueros debían hacerlos subir por el barranco de la Cuesta de La Vega para cruzar la Puerta de su mismo nombre y, ya dentro de la ciudad, encerrarlos en un toril descansadero que se instalaba a un costado de la desaparecida iglesia de Santa María, que estaba situada aproximadamente en la actual esquina de la calle Mayor con Bailén.

Esta labor también acarreaba muchos problemas, puesto que había que conseguir que los toros subieran por la abrupta ladera del barranco hasta cruzar la Puerta de la Vega, con el problema añadido de la gente que se situaba en ese punto alto del recorrido para ver el desarrollo del acto y esperar la subida de la manada.

3) La última fase del encierro ya se desarrollaba dentro del recinto urbano. El recorrido, que era vallado para la ocasión, partía desde el corral que se instalaba junto a la iglesia de Santa María y transcurría por la calle Mayor, pasaba por la Puerta de Guadalajara y cruzaba por la calle Nueva (hoy Ciudad Rodrigo) para concluir en la Plaza Mayor.

...


Casualmente, fusionando las dos últimas fases de aquel recorrido clásico y adaptándonos a la actual configuración urbana de la ciudad, al día de hoy se podría organizar un encierro en Madrid cumpliendo con todos los requisitos fijados en el actual reglamento de la Comunidad.


El corral de suelta se podría instalar en la confluencia de la calle Cuesta de la Vega con Cuesta de Ramón. Desde allí, los aproximadamente 70 primeros metros del recorrido, hasta la curva de noventa grados que dibuja el trazado urbano, se podrían dejar de zona libre de corredores. Luego, ya en carrera delante de la manada, se subiría por la Calle Mayor hasta desviarse por la Calle Ciudad Rodrigo y desembocar en la Plaza Mayor, donde se podría instalar una plaza portátil frente a la Casa de la Panadería.

Tramos (mediciones aproximadas a través del Google Earth):


01 ... 070 m. ... 7 % ... Zona libre
02 ... 120 m. ... 8 % ... C/ Mayor hasta cruce con calle Bailén.
03 ... 025 m. ... 0 % ... Cruce de Mayor con Bailén
04 ... 390 m. ... 3 % ... C/ Mayor hasta giro en C/ Ciudad Rodrigo
05 ... 075 m. ... 0 % ... C/ Ciudad Rodrigo
06 ... 062 m. ... 0 % ... Plaza Mayor – Casa de la Panadería


En este recorrido clásico del encierro de Madrid, salvo la curva del inicio, todo la manga sería una larga recta, por lo que carece de puntos de inflexión en los que se pudiera romper bruscamente la configuración de una manada de toros. Dicha configuración quedaría supeditada únicamente a la resistencia de las reses por la distancia y, sobre todo, por la pendiente: 742 metros de continua subida, con un desnivel medio del 4 %. Debiendo destacarse que en los dos primeros tramos el desnivel es del 7 % y el 8 %, aproximadamente; y que, después de Bailén, la calle Mayor tiene una pendiente media del 3%.

El hecho de que sea prácticamente recto pudiera dar a pensar que sería algo soso, pero quien se sitúe en la Cuesta de la Vega y enfile hacia la Plaza Mayor verá que es muy exigente. Y la entrada a la Plaza por el túnel de la calle Ciudad Rodrigo es, simplemente, de ensueño.


En otras entradas nos ocuparemos de los recorridos alternativos que ocasionalmente se utilizaron para encerrar los toros en la Plaza Mayor. Pero, hablando de éste, del recorrido más clásico del encierro:

¿Te gustaría que algún día se pudiera correr un encierro en Madrid por la Cuesta de la Vega, Calle Mayor, Calle Ciudad Rodrigo y Plaza Mayor?

Lagun

...

.......................... (Continuación: recorrido alternativo por la calle de Alcalá)

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin comentarios... seria el sueño de muchos de nosotros, como muy bien has dicho.
Papi.

Anónimo dijo...

Pues si un sueño que a muchos nos gustaria que fuese realidad. Pero por desgracia se quedara en una utopia. Espero ansioso el resto de posibles recorridos.

Enhorabuena por la entrada.

Un saludo, Carlos de Cuéllar.

Marina dijo...

Lo que no entiendo, después de leer tu entrada, es, que uno de los argumentos en contra, sea, precisamente, la falta de tradición, porque tú demuestras con tus argumentos que hubo tradición, importante y mucha...¿Con lo cual?.

Yo voto lo que a tí te guste, que para eso eres amigo mío.
Un beso
(que conste que no te hago la pelota para que dejes de darme caña, que me gusta que seas tan sincero y crítico en tus comentarios)
Ahora un abrazo.

LAGUN dijo...

PAPY:
Hay un punto del recorrido que, cuando lo hice a pie, me dije: “este sería el sitio del Papy”. ¡Qué bonito es soñar! La pena es que es sólo eso: un sueño.
Un abrazo.

CARLOS:
Yo también espero encontrar más recorridos en las fuentes. De hecho, alguno hay ya en el zurrón. Pero ya sabes como funciona esta bitácora: hoy un poquito de esto, mañana un poquito de aquello...
Un abrazo.

MARINA:
El desarrollo sin incidentes de unos encierros apenas aporta puntos positivos en el currículun de un alcalde. En cambio, un fallo en la infraestructura organizativa de un encierro frena la carrera de un alcalde y al concejal de festejos prácticamente le retira de la política. Incluso puede ocurrir que la presión mediática provoque esas mismas consecuencias tras un día que resulte trágico sin que haya habido fallos en la organización.
Por ello, y hablando en términos de generalidad, un político local con ambición de ascender teme los días de encierro. Sobre todo los de las grandes poblaciones. Y ello al margen de sus gustos personales. Casi preferirían que no los hubiese.
Eso lleva a que jueguen con el concepto “tradición” a su conveniencia:
Para autorizar algo sobre encierros nos exigen que tenga un tradición inveterada de cien o doscientos años, y a la más mínima que se haya flojeado en la costumbre se deniega alegando que ya no “es” tradición en el pueblo. En cambio, y a modo de ejemplo, para recuperar un traje, unas coplas o un baile regional (no ya local) que unos pocos recuerdan que sus abuelos contaban que los tatarabuelos usaban, cantaban o bailaban, un alcalde no tiene el menor inconveniente en montar una escuela taller para incentivarlo, porque “era” tradición en la comarca.
De ahí que siempre tengamos que exigir a los ayuntamientos, no sólo la continuidad de la tradición de los encierros, sino hasta que respeten el mismo número de días de festejos.
Un beso.
P.D.: No te doy caña, te doy mi opinión, que puede ser acertada o no.

NERIM dijo...

Cuidado con los sueños, que a veces se hacen realidad... quien sabe....

No nos vendría mal que la capital tuviese algun encierro que celebrar, sería cuando menos apasionante e inolvidable.

Ojalá llegue ese día, sólo por verte feliz merecería la pena.

Besotes cercanos.
Que no me olvido de ti, es que no tenía ordenador...
Miren.

ROBERTO dijo...

La verdad es que despues de leer esta entrada te quedas pensativo imaginando cómo sería y haciendo conjeturas;y el resultado es que sería espectacular.Un saludo.

Jam^2 dijo...

Me impresiona tu trabajo Lagun de este articulo.
Si tenéis perfil en facebook podeis abrir un grupo para esto y enviarle el enlace a el Ayuntamiento de Madrid o al propio Gallardón. Con las elecciones cerca igual...

Cuasca dijo...

Jam^2, ya esta el evento creado, pero me parece que hay gente que no lo ha entendido del todo ¿Culpa mia? Tal vez. Hay aficionados al toro en la calle que han dicho que no, y otros que posiblemente.
Lagun, excelente como siempre. Lastima no estar a la altura.

Garrapo dijo...

Bien. Me gusta esta entrada y como soñar no cuesta dinero, yo trataría de entrar en carrera pasada la Plaza de la Villa hasta donde me dejasen las piernas, pero también sería emocionante otro punto del recorrido: entrar en la Plaza Mayor por ese soportal y oler a calamares fritos, los calamares que casi todos hemos comido de chavales, ver la luz de la Plaza Mayor, su estatua en el centro como en tantos pueblos de la piel de toro y sentir ese ¡oh! de admiración que se escucha en otros lugares al ver al toro.

Joder, es que me gustaria hasta de espectador ver ese soportal va escupiendo hacia el coso el publico en trote lento, como se aprieta la carrera, como van llegando los que van mas cerca de los toros, el murmullo de los espectadores y el comentario tantas veces oido de niño, ese "ya, ya, ya" hasta que se hace el claro y entra ese toro de Madrid: majestuoso, lustroso, no destartalado. Y ya puestos a soñar, un berrendo Veragüeño, o un Santa Coloma en tipo, o un toro de Aleas no estarian mal para la ocasión.

Un apunte que no se si es erróneo o no, pero la última vez que se corrieron toros en la Plaza Mayor fue en 1971, aqui os dejo una fotografia: http://4.bp.blogspot.com/_X_b2maK96sM/SdSqhmafE9I/AAAAAAAAB2o/AGwHGhUaBUE/s1600/peraltacorridamedieval.jpg

Claro esta, si entendemos por correr toros el celebrar una corrida en tal recinto, esta se celebro por ultima vez en ese recinto en una corrida televisada por TVE, en una esquina de la Plaza acotada por que se montó para la ocasión.

¿Usted desde donde saltaría?

Marina dijo...

P.D.: No te doy caña, te doy mi opinión, que puede ser acertada o no.

¿Tienes que ser siempre tan serio y consecuente? Porfa.

Un beso

LAGUN dijo...

NERIM:
¡Ojalá se hiciera realidad ese sueño alguna vez!
En estos momentos en los que las corridas de toros corren el peligro de ser prohibidas en Cataluña y los festejos taurinos populares son críticados con dureza en algunos de los principales medios de comunicación, sería muy importante que la Capital del Reino diera una muestra de apoyo a los encierros, recuperando la tradición. Y ¿qué mejor sitio como escenario que el Madrid de los Austrias?
Gracias por tus palabras, Nerim. Eres encantadora. Un beso.

ROBERTO:
Acércate un día de esta semana a recorrerlo andando e imagínatelo in situ. Te parecerá más espectacular aún.
Un abrazo.

JAM^2:
A Gallardón le gustan los toros muy poquito. Y me parece a mí que los encierros menos aún.
Un abrazo.

CUASCA:
Tú siempre estás a la altura. En todo caso, la culpa es mía por no querer aparecer en Facebook.
Gracias por lo hecho, hermano.
Un abrazo.

Cuatro cosas, GARRAPO:
1)Tu descripción de la entrada del encierro resulta muy ilustrativa. Me ha encantado.
2)Desconocía, o no recuerdo, ese dato de 1971. Miraré a ver.
3) Algo ocurre con el enlace de la foto, porque a mí, al menos, me da error. Si tienes el de la página, sería mejor.
4) Yo me situaría después del cruce de Bailén y la fachada de Capitanía, justo en la plazoletilla que forma Mayor con Sacramento, para intentar correr los ciento y poco metros que hay entre ese punto y la Plaza de la Villa. Es la zona menos abierta, con menos luz y, además, en cuesta. Lo que a mí me gusta, vamos.
Un abrazo.

MARINA:
No soy siempre serio. Lo habrás podido ver en el último comentario que dejé en tu blog.
Lo que ocurre es que la mayoría del centenar de personas que suelen visitar diariamente mi bitácora desconocen nuestra "relación blogguera" y podrían no captar cosas que tú y yo damos por sobreentendidas. Por ejemplo, tú sabrías lo que yo quiero decir con una frase como ésta: "Marina, necesito saborear tus sentimientos en el umbral de la noche". Pero, ¿y los demás?
De ahí la aclaración.
Un beso.

chirrina dijo...

¡Como me gusta que empecemos el año con positividad!

¿Cuantos sueños se os han cumplido?

Precioso y duro recorrido, pero duro de verdad.

Me gustaria correr en todos los tramos pero hasta que no lo vea con los palos puestos no decidire...

Garrapo dijo...

La foto esta sacada del blog de los hermanos Peralta.

Si copiais esto:

//peralta-horses.blogspot.com/search/label/Usanza%20medieval

Lo copiáis en el lugar donde aparece la dirección de internet y delante colocáis las letras mágicas:

http

Podréis ver a los Hermanos Peralta ataviados cual caballeros del pasado sosteniendo una lanza, de ahí lo de alancear toros, posando antes de iniciar el paseillo en una plaza de talanqueras con la bella fachada de la Casa de la Panaderia detrás.

En su blog, erróneamente, apunta que la foto está tomada en Hita.

P.D: Amigo Lagun, si yo leo que le contesta eso a Marina, doy por seguro que este año será castigado sin Sanfermines por su pareja, o lo que es peor, me pondría muy muy celosón por no ser agraciado con una frase así por su parte.

Un saludo y espero que haya quedado aclarado el asunto del link.

xabier dijo...

he aprovechao ke no tenia la ultima klase xa ir a ver el rekorrido d la entrada.
es la kaña tio.
la kuesta hasta la c. bailen es tremenda y luego en la c. mayor es menos pero tb tira.
y la entrada a la plaza es guapa guapa.
me apunto

SILVIA dijo...

Pues ójala se cumpla vuestro sueño.
La verdad es que pensándolo bien, resulta extraño que en la capi no haya encierros.
así que apoyo la moción ¿dónde hay que firmar?
Un besazo, torerillo!!!

Anónimo dijo...

Estaría genial, yo voto a favor. Además no habría mejor calle, ni más turina, que la de Ciudad rodrigo con su Carnaval del toro, para entrar en la plaza.
Un saludo, Farinato
(28 días)

Anónimo dijo...

me encantaría acercarme a madrid a correr ese soñado encierro.
sería una gozada

brj

ivan fuenla dijo...

Sr. Lagun, solo de pensarlo se pone el bello de punta, igual de bonito que de complicado creo que, pero bueno soñar es gratis.

Cuando yo era un cani y me sentaba desde el 7 al 14 de julio delante de la tele soñaba con que algun dia se cumpliria mi sueño y asi ha sido, asi que habra que tener la misma ilusion que un niño para que esto se haga realidad, aunque tambien creo que por arte de magia ni por si solo llegue a hacerse.

Lo bonito que seria decir a los amigos, venir a pasar unos dias a mi ciudad a disfrutar de unos grandes encierros, buenos almuerzos y mejores fiestas, como hacen dos de las persona que han escrito comentarios en su blog como son Carlos de Cuellar y el señor Farinato.

A este ultimo me gustaria decirle que llevo ya varios años disfrutando del carnaval del toro, pero el año pasadome lo pase tan bien que me fui de su tierra con lagrimas en los ojos, asi que estoy impaciente ya por enfundarme el disfraz, disfrutar de toros de caldos y esos huevos con farinato unicos alli,

Un saludo

Diosdo dijo...

Soñar no cuesta dinero, amigo Lagun!!
Yo soñaba con correr un encierro por las calles de mi Cádiz natal, y con una película me pusieron la miel en los labios, aunque al final no nos dejaron correr a los de aquí, lo viví como espectador, como mal menor. Era todo una pantomima, pero te traslada a siglos atrás cuando se corrian habitualmente toros en esta ciudad. La película era lo de menos, la sensación de ver los toros por las calles de mi ciudad no se me olvidará jamás.
También he vivido sensaciones parecidas a las que viviis, al hacer recorridos antiguos como el de El Puerto de Santa María.
No dejes de soñar, a veces la vida te da una oportunidad.

Un saludo.

LAGUN dijo...

CHIRRINA:
En el hipotético caso de que se organizase ese encierro, e independientemente de que el tramo que más me gusta es el que he dicho, yo también intentaría correr en todos los tramos. Y en la entrada a la Plaza Mayor, por supuesto. Sobre la dureza del recorrido, estás acertado: es duro incluso en la calle Mayor.

GARRAPO:
Gracias por la aclaración.

XABIER:
Tú, como siempre, dando la nota de color en ortografía. Gracia por tu interés y tu apreciación.

SILVIA:
En su día, parte de esta entrada correspondía a un proyecto muy ambicioso en el que sí que te hubiera pedido la firma, pero la web que debía sustentarlo se cerró y con ello rehusé a aquel proyecto. ¿Quién sabe si algún día...?

FARINATO:
La entrada por la calle Ciudad Rodrigo, con su sonido y la vista que se te abre, es preciosa. ¿Tienes preparado ya el disfraz para el Carnaval?

BRJ:
Y te recibiríamos con los brazos abiertos. ¡Gracias!

IVÁN:
Hazte un día el recorrido andando. Te gustará aún más.

DIOSDO:
Lo que pasó con la película fue “de película”. Y sé que “la vida es sueño”, pero muchas veces, como decía Calderón, “los sueños, sueños son”.

Abrazos para todos.